El Acompañamiento Social, un proceso de intervención social entre dos

La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social presenta el análisis de la implementación del modelo de Acompañamiento Social en Navarra.

La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social lleva una década apostando por el acompañamiento Social como metodología de intervención para la inclusión social. Una herramienta que ubica a la persona como sujeto activo de sus decisiones y cambios, una herramienta que ha tenido un lugar central en la intervención en Navarra en las últimas décadas.

La entidad, compuesta por 34 entidades sociales, ha llevado a cabo un ambicioso análisis de esta metodología, con la colaboración del Departamento de Derechos Sociales de Gobierno de Navarra y el Departamento de Trabajo Social de la Universidad Pública de Navarra. El proceso se ha llevado a cabo en diálogos participativos entre profesionales de las entidades sociales y de la administración pública, y personas participantes. “Un proceso en sí lleno de riqueza. Para la Red era esencial llevar a cabo este proceso para valorar como ha sido la implementación del modelo de Acompañamiento Social en Navarra en los últimos años. Y era primordial que en este análisis participase la parte técnica, pero también las personas a las que acompañamos, su voz ha sido central en el desarrollo de los diálogos”, tal y como ha afirmado Ricardo Hernández,

La presentación, que se ha celebrado en la Sala de Conferencias de Civivox Condestable ha combinado testimonios de la propia experiencia, con conclusiones y buenas prácticas sobre el Acompañamiento Social.  Javier Arza, del Departamento de Sociología y Trabajo Social ha querido destacar que hablamos de “una herramienta que se basa en la construcción de una relación entre la parte profesional de la intervención social y la persona. Ese proceso entre dos en la que cada parte aporta sus conocimientos y experiencias al mismo nivel para detectar las necesidades y valorar las posibles vías de intervención”.

La consejera de Derechos Sociales de Gobierno de Navarra, Mari Carmen Maeztu ha destacado en la inauguración la necesidad de superar los modelos asistencialistas. Y también la importancia de reconocer la multicausalidad de la exclusión y la multidimensionalidad de la respuesta a las necesidades, y personalizar la atención en una buena intervención.

Algunas claves del análisis

Javier Arza y Alberto Jauregui, del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad Pública de Navarra han presentado las buenas prácticas y entre las conclusiones han destacado que la línea a seguir, en cuanto a Acompañamiento Social, son:

  • Un sistema de apoyo a las buenas prácticas en acompañamiento social.
    • Implantar un protocolo básico de red primaria de acompañamiento social.
    • Poner en marcha un plan de formación de los y las profesionales del acompañamiento social en trabajo comunitario, género e interculturalidad.
    • Elaboración de una estrategia de cuidados de las personas que hacen el acompañamiento.
    • El reconocimiento público y profesional del acompañamiento social.
  • Desarrollo de recursos comunitarios. Sin grupos, espacios físicos, recursos y dispositivos públicos de apoyo a estas redes, no es posible contar con estructuras comunitarias que sustenten en los pueblos y barrios el acompañamiento social.
  • Integrar en el modelo la “humanización del otro”. Todas las participantes en el proceso, tanto las personas usuarias como las profesionales son importantes.
Compártelo en tus redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin