• Los presupuestos que se van a aprobar son insuficientes para el cumplimiento de planes y normativas que garanticen la plena inclusión de las personas.
  • La Red reclama una apuesta presupuestaria para que las entidades sociales puedan llevar a cabo los programas para el desarrollo de la inclusión social de las personas.

 

La Red Navarra de lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, compuesta por 30 entidades sociales, han realizado la valoración de los presupuestos generales de Gobierno de Navarra, para este año 2020, mostrando su preocupación ya que se plantea un escenario de insuficientes recursos destinados a la inclusión activa de las personas más vulnerables para 2020.

 

El acuerdo programático marcaba unas líneas de trabajo y medidas para el desarrollo de la inclusión social que desde la Red valoramos interesantes, pero que estimamos de difícil cumplimiento una vez analizados los presupuestos. Nos preocupa que no sean implementados los planes y estrategias vigentes (Plan Estratégico de Inclusión,  Plan integral de apoyo a la familia, la infancia y la adolescencia, Estrategia para el Desarrollo de la Población Gitana en Navarra, etc.), ni se produzca el desarrollo del derecho a la inclusión debido a la insuficiente dotación económica. Como el delicado cumplimiento de las normativas que garantizan los derechos previstos en la cartera de servicios, así como en la de Garantía de ingresos.

 

Por otro lado, en su acuerdo programático Gobierno de Navarra adquirió el compromiso ” de un marco de financiación para el tercer sector de ámbito social suficientemente dotado económicamente, (que incorpore las fórmulas necesarias como “convenios plurianuales”, compromiso con la publicación de las convocatorias de subvenciones con el plazo suficiente; así como la implementación del 0.7% del Impuesto de Sociedades para fines sociales y la modificación de la Ley Foral de Subvenciones), para dotar de la estabilidad necesaria a los servicios de atención directa prestados por las entidades y evite su endeudamiento financiero”. Compromiso que no se ha visto reflejado con la futura aprobación de los presupuestos.

 

El ámbito de las entidades sociales ha estado especialmente afectado por los recortes, realizados en el momento de crisis, pero que a pesar de la insuficiencia de fondos, ha sido el último sostén de una parte importante de la población vulnerable.  La contribución mediante 0,7% de IRPF a la que nos circunscriben tiene sus sombras; no podemos obviar que su cuantía no se planifica conforme a las necesidades sociales sino que es voluntad de la ciudadanía y que, por tanto, debería ser complementaria a la voluntad de Gobierno. En este sentido, llevamos años reclamando que aquellas actuaciones que se consideren necesarias sean “sacadas” de 0,7% y se creen líneas presupuestarias propias de Gobierno de Navarra dirigidas a la consecución de programas estratégicos viables por las entidades sociales que trabajan por la erradicación de la pobreza y la exclusión social.

 

No obstante, ante la estructura presupuestaria actual, nuestra solicitud en las enmiendas se dirigió a reclamar la complementación del sistema del 0,7 %, y que año tras año los grupos parlamentarios habían  venido apoyando por valor de 200.000 euros y que este año no ha sido respaldada con la habitual enmienda.

 

Por todo esto, desde la Red hemos reclamado a los diferentes grupos parlamentarios un mayor apoyo a programas y medidas que promuevan la inclusión social, peticiones que se han reflejado en los presupuestos de Gobierno de Navarra para este año 2020. Tememos que esta insuficiencia económica se traduzca en una falta de recursos para hacer frente a las necesidades de las personas y al cumplimiento de sus derechos. No olvidemos que el beneficio de una plena inclusión beneficia al bienestar de la sociedad en general, que en algún momento de sus vidas podría necesitar recurrir a dichos servicios.

 

Creemos necesario combinar políticas activas y pasivas, que sostengan a las personas y que les abran nuevos espacios de oportunidad potenciando la participación social y laboral de los colectivos con mayor vulnerabilidad económica a la vez que facilitamos el sostenimiento del eslabón más débil de nuestra sociedad.

 

Sabemos que con una fuerte apuesta por la inclusión social podríamos lograr esa meta común de una reducción de, al menos, el 50% de las 81.627 personas que se encuentran en situación de riesgo de pobreza y exclusión, y  para la reducción del 100% de las personas que se encuentran en situación de pobreza severa en la C.F. Navarra, que en datos de 2018 ascendía a 12.000 personas.

 

La lucha contra la pobreza y la exclusión social debería transformarse en un compromiso político real, y para ello debe sustentarse en una asignación presupuestaria destinada a ello. Compromiso que brilla por su ausencia en estos presupuestos para el 2020, que se quedan a medio camino, siendo un “corta y pega” de la anterior legislatura. Pero todavía queda mucha legislatura para que esta actual conformación de Gobierno de Navarra demuestre su voluntad de erradicar la pobreza y la exclusión social de Navarra y desde la Red Navarra de lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social realizaremos el seguimiento y las aportaciones oportunas para que así sea.