Por la defensa del derecho a la vivienda

Los colectivos y entidades firmantes hemos detectado que somos muchas las plataformas y organizaciones sociales que tenemos un nexo común, la necesidad de vivienda para las personas que atendemos en las respectivas organizaciones, con las que trabajamos y que ven dificultado su acceso a este derecho por su origen, racialización, género, edad, situación administrativa o condición socioeconómica.

En este sentido, el pasado mes de noviembre el Defensor del Pueblo ya apuntó en su Informe que este, la falta de vivienda, era un problema acuciante en nuestra Comunidad.

Es hora de que aunemos fuerzas para conseguir solucionar este problema, dada la notoria falta de un parque público de viviendas en Navarra que permita atender la demanda existente, y en general, la ausencia de una política valiente en materia de vivienda.

Además, la crisis sanitaria no ha hecho sino agravar la situación previa, volviendo a poner de manifiesto las carencias del sistema, y haciendo aún más necesarias tanto medidas estructurales como medidas específicas ante la actual situación. En este sentido, podría decirse que, en cierto modo, a día de hoy vivimos una “tregua” por las medidas de emergencia tomadas a nivel Foral y Estatal. Sin embargo, tanto las situaciones que se vienen viviendo e intensificando en los últimos meses, como las medidas que se están ejecutando actualmente y la demora de otras medidas anunciadas, pero no ejecutadas, no hacen sino prever una explosión de situaciones de emergencia y de endurecimiento de las dificultades estructurales de acceso y mantenimiento de la vivienda.

 

El pasado mes de febrero todos/as los/as firmantes suscribimos las siguientes propuestas, a fin de trasladarlas a las entidades públicas con capacidad para solucionar este gravísimo problema.

 

  1. Elaborar con carácter de urgencia el Registro de Vivienda vacía, de conformidad con lo establecido en la Ley Foral 24/2013, de 2 de julio, de medidas urgentes para garantizar el derecho a la vivienda en Navarra.
  2. Regulación de la ventanilla única para las gestiones relacionadas con el acceso a la vivienda.
  3. Aprobar la normativa foral oportuna a fin de obligar a los grandes tenedores de vivienda a ofrecer un alquiler social en caso de desahucio de los/as inquilinos/as.
  4. Aumentar el parque público de viviendas en régimen de alquiler, de calidad e inclusivo, para todas las personas en situación de vulnerabilidad.
  5. Establecer la calificación indefinida de las viviendas de protección oficial.
  6. Adecuación de la normativa, índices, programas y régimen de ayudas públicas para que contemplen la realidad social de las personas en situación de exclusión social para dar respuesta a sus demandas.
  7. Aprobación y exigencia del Impuesto a la vivienda vacía en la totalidad de Ayuntamientos navarros.
  8. Realizar un esfuerzo mayor en la difusión del programa de la Bolsa de Alquiler para lograr un aumento de la misma, a fin de incentivar a particulares el alquiler de sus viviendas, e incluso reforzar las condiciones de la Bolsa para que resulte más atractiva la cesión de las viviendas por los particulares.
  9. Impulsar con carácter de urgencia medidas de regulación y limitación del precio del alquiler, tal y como se recoge en el Acuerdo programático.
  10. Restringir la normativa para la implantación de pisos turísticos.
  11. Fomentar campañas de información y sensibilización frente al racismo y la aporofobia.
  12. Integrar la perspectiva de género en las políticas sociales relacionadas con la vivienda, de manera que se tengan en cuenta las situaciones de especial vulnerabilidad de las mujeres para el acceso a vivienda y su posterior mantenimiento, especialmente las familias monoparentales.
  13. Establecer mecanismos de sanción a las agencias inmobiliarias que apliquen criterios discriminatorios en función del género, edad, etnia u origen de los/as posibles inquilinos/as, o que establezcan requisitos inalcanzables para el acceso de vivienda en alquiler, tales como la solicitud de avales o contratos de trabajo fijos o indefinidos.
  14. Establecer mecanismos legales para posibilitar que las personas en situación jurídica irregular puedan acceder a viviendas de protección social.
  15. Incrementar la cesión de viviendas para primera acogida de personas refugiadas y solicitantes de asilo, así como colectivos en riesgo de exclusión.
  16. Garantizar el empadronamiento en el lugar de residencia efectiva de los/as solicitantes.
  17. Apertura de centros de acogida sin requisito de entrada y ayudas de emergencia para personas sin vivienda sin requisito de antigüedad ni empadronamiento. Creación de centros especializados de acogida, no masivos, con estancias de tres a seis meses prorrogables para que la personas en movimiento puedan mientras estabilizar su situación legal, económica y social, e incremento del número de plazas necesarias para atender a todos/as los/as menores no acompañados/as.
  18. Creación de recursos para personas sin hogar en todo el territorio Navarro que tengan como eje la vivienda (housing led).

 

Además, ante el agravamiento de la situación como consecuencia del COVID-19, planteamos la

necesidad de sumar a las propuestas anteriores una serie de medidas, especialmente en las

limitaciones de acceso a las ayudas públicas de vivienda, como forma de atender a las nuevas

necesidades derivadas de la crisis sanitaria:

 

  1. Solicitamos que se mantengan los recursos residenciales habilitados durante el Estado de Alarma y con las condiciones actuales, durante todo el periodo que dure no sólo el confinamiento, sino las distintas fases de la desescalada, y se prevea una regulación normativa que permita su reactivación urgente en caso de que vuelvan a darse circunstancias de urgencia y necesidad similares, en las que puedan volver a ser necesarios.
  2. Así mismo, se plantean las siguientes propuestas específicas relacionadas con las ayudas EMANZIPA y DAVID:

 

  • Todas las personas en situación administrativa irregular quedan fuera de las ayudas: es necesario articular la forma de que se permita su acceso a las ayudas al pago de alquiler y viviendas de protección social, siempre que cumplan requisitos previos de tiempo mínimo de empadronamiento o siempre que la trabajador/a social considere que entra dentro de los supuestos de exclusión social grave para habilitar ayudas de emergencia.
  • Tampoco pueden beneficiarse de las ayudas las personas y familias que están alojadas en habitaciones: es necesario incluir la posibilidad de recibir estas ayudas para las personas y familias que residen de alquiler en habitaciones.
  • Mantener de forma indefinida y permanente la eliminación de los límites de edad inicialmente establecidos para acceder a la ayuda EMANZIPA más allá de la actual situación de emergencia.
  • Eliminar la necesidad de tener declaración de la renta de 2018 hecha, con 3.000€

de ingresos mínimos.

Subsanar el desajuste temporal provocado por la revisión de los requisitos económicos en base a la declaración renta de años previos, frente a las situaciones reales que se viven en el momento de solicitar dichas ayudas. Ejemplo. Requisito de ingresos mínimos necesarios en la Declaración de la Renta previa para acceder a estas ayudas. Proponemos valorar según los ingresos actuales en el EMANZIPA y eliminar el requisito en el DAVID.

  • Eliminar el requisito de inscripción en el censo de vivienda protegida establecido en las ayudas DAVID.
  • Es necesario que de forma permanente haya personal que atienda las solicitudes de manera presencial. La solicitud en modo telemático supone una barrera por la “brecha digital” que padecen muchas familias.
  • La renta máxima de alquiler que puede acogerse a las ayudas son 650 euros, en Pamplona y comarca ya hay muchos inmuebles cuyo precio de alquiler se encuentra por encima de este valor, quedarían fuera de poder optar a cualquier ayuda: es necesario eliminar esta exigencia.
  • En cuanto al procedimiento para la concesión de las ayudas: es necesario flexibilizar los criterios para la subsanación de errores en la tramitación de la solicitud y justificación de las ayudas y de los pagos mensuales realizados.

Adhesiones:

  • PAH Navarra
  • SOS Racismo
  • Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (Federación de 30 entidades)
  • Iruñea Ciudad de Acogida
  • Consejo Navarro de la Juventud
  • Plataforma papeles y derechos denontzat
  • Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR
  • Asociación Juvenil Yoar
  • Salhaketa Nafarroa
  • ESK
  • Federación de Asociaciones Gitanas “Gaz kaló”
  • Fundación Secretariado Gitano.
  • Elkarte Formación y Empleo
  • Traperos de Emaus Navarra
  • Sakana Harrera Arana
  • LAB
  • ELA
  • CCOO de Navarra
  • CNT Iruñea
  • Federación Batean
  • Asociación Buztintxureando Txuri
  • CGT/LKN Nafarroa
  • Andrea Lunes Lilas
  • Navarra Nuevo Futuro
  • Fundación Lantxotegi
  • REAS Navarra
  • Zaska Red Antirumores de Navarra

Las entidades sociales reclaman en el Parlamento de Navarra no dejar a nadie atrás

Es necesario un nuevo modelo de cooperación entre la Administración Pública y el Tercer Sector para abordar la realidad de las personas más vulnerables y la economía sostenible.

La Plataforma de Entidades Sociales (PES) se ha reunido esta mañana con el Presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, para tratar las posibles consecuencias de la crisis en los sectores de población más vulnerables.

La PES está compuesta por más de 150 organizaciones que trabajan en los ámbitos de la cooperación al desarrollo, la discapacidad, la economía solidaria, la exclusión social y el voluntariado. Estas entidades han demostrado durante el Estado de Alarma una gran capacidad de respuesta, adaptación e innovación para dar solución a las situaciones más urgentes, y apoyando los programas que permiten mantener y mejorar las situaciones de las poblaciones más vulnerables, para poder atender a las personas que lo han necesitado.

No obstante advierten que “ya se ha percibido un aumento en la demanda de necesidades, y han aparecido nuevas demandas. La crisis sanitaria va a dejar una crisis social, aquí y terceros países, que se alargará en el tiempo, por lo que el número de intervenciones va a crecer exponencialmente”. Así mismo, destacan la importante labor que realizan las entidades sociales y su papel fundamental para la continuidad y el bienestar de las sociedades.

“El trabajo de las entidades es imprescindible para garantizar la protección de los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad y pobreza”.

Desde la PES han expresado la absoluta necesidad de un nuevo modelo de colaboración entre las Administraciones públicas y las entidades de acción social y de economía social, que supere el principio de subsidiaridad. Afirman que “el abordaje de los grandes retos sociales que tenemos como sociedad nos exige actuar en alianza y cooperación. Es nuestro deber, como Tercer Sector estar a la altura y ser un aliado natural que participe en los diagnósticos y propuestas de soluciones, y se corresponsabilice en las líneas de gestión”. Además durante la reunión la PES ha puesto de manifiesto la necesidad de un apoyo estable que garantice la acción social del Tercer Sector para afrontar la realidad social que vamos a enfrentar los próximos años.

Ahora más que nunca recuerdan la importancia del Pacto contra la Pobreza que llevan elaborando desde comienzo de año en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, involucrando a todas las instituciones en bajo una misma guía.

 Un mismo objetivo, cuatro propuestas

 

  1. Interlocución real, efectiva y productiva del Gobierno con la PES para la gestión social de la crisis, a largo plazo.

 

  1. Medidas para personas y colectivos más vulnerables, y para evitar que cada vez más personas se encuentren en esa situación, es decir, “no dejar a nadie atrás” incluido a las personas que residen en países en vías de desarrollo:

 

    • Un apoyo real, significativo y adecuado a las personas.
    • Reconocimiento de la cooperación internacional como una política pública del Gobierno de Navarra.
    • Ampliación de las medidas dirigidas a los colectivos más vulnerables de cara a los Presupuestos Generales 2021.

 

  1. Estabilidad de los programas desarrollados por las entidades pertenecientes al Tercer Sector de Acción Social, los cuales están dirigidos a las personas más vulnerables.

 

  1. Elaborar una estrategia para el desarrollo de un nuevo modelo socioeconómico.

 

 

¿Quiénes somos la Plataforma de Entidades Sociales (PES)?

La Plataforma de Entidades Sociales (PES) se constituyó en 2009 con el objetivo de constituir una red de redes, con redes y organizaciones de iniciativa social de Navarra que trabajan en los ámbitos de la cooperación al desarrollo, la discapacidad, la economía solidaria, la exclusión social y el voluntariado

 

El fin último de la PES es el de trabajar por un modelo de sociedad más justo, equitativo y sostenible, que ponga por delante a las personas, especialmente a aquellas más desfavorecidas y vulnerables, tanto en el Norte como en el Sur, conscientes de que en un mundo globalizado lo que sucede, afecta y es responsabilidad de todos y todas.

 

La Plataforma está compuesta por las siguientes redes que a su vez agrupan a más de 150 organizaciones:

 

La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social sigue creciendo y renueva su comisión permanente

La nueva junta ha sido ratificada en la Asamblea General que se celebró el pasado 3 de febrero, en la que se presentan las líneas de trabajo para el 2020.

La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social ha renovado su junta directiva en la Asamblea General, celebrada el pasado mes de febrero en la sede de la Fundación Santa Lucía – Adsis.

La composición de la nueva junta es la siguiente:

Presidencia:                        Alberto Urteaga Villanueva | Asociación Itxaropen Gune

Vicepresidencia:                Amaia Leránoz Madariaga | La Majari

Secretaría:                           Verónica Oliver Pérez | Médicos del Mundo Navarra

Tesorería:                            Lydia Almirantearena Larrañeta  | Asociación Lantxotegi

Vocalía:                                Inés García Pérez | Fundación Secretariado Gitano Navarra

 

Así mismo, Marta Lacueva Armendariz – Fundación Traperos de Emaus- , Jesús García Salguero – Fundación Gaztelan, Gara Gonzalez Santana – Fundación Santa Lucía – Adsis y Elena Vizcay Azcoitia – Asociación Navarra Nuevo Futuro conformarán, al igual que las demás integrantes, la Comisión Permanente de la entidad.

La nueva junta de la Red quiere agradecer especialmente el trabajo de las personas salientes de la Junta, por su dedicación y esfuerzo en los últimos años: Andoni Aguirre, de la Asociación Antox; Beatriz Villahizán, de SOS Racismo; y, Ana María Pérez de la Asociación Colectivo Alaiz, por sus años de trabajo desde la Junta por fomentar la Inclusión Social.

“Han sido unos años de mucho trabajo, en los que la Red ha estado incrementado su presencia en la vida política y social de Navarra. “Nuestro trabajo seguirá la senda ya marcada, de trabajo conjunto, innovando y mejorando para ofrecer los mejores servicios y programas para las personas, colocándolas siempre en el centro de las intervenciones” tal y como afirma, Alberto Urteaga, nuevo presidente de la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.

CEAR compromiso con las personas refugiadas

El año pasado la Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social cumplió 25 años desde que la creación de la alianza de entidades sociales en 1994. Desde entonces la Red no ha dejado de crecer y renovarse, y de demostrar la importancia del trabajo en Red en la defensa de los derechos de las personas e situación de exclusión social. Este año se suma  Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), entidad que lleva trabajando a nivel estatal desde 1979 por las personas refugiadas, apátridas y migrantes en situación de vulnerabilidad para que vean reconocidos y respetados sus derechos, principalmente el derecho de asilo. En Navarra, CEAR empezó su andadura en noviembre de 2016 con la firma de cesión de 6 pisos de NASUVINSA para la acogida de personas solicitantes de Protección Internacional. CEAR además realiza un trabajo de incidencia y participación social, clave para conseguir una transformación social y cambios normativos e institucionales. Para conseguir un mayor alcance, CEAR siempre ha creído en la importancia del trabajo en red con aquellas entidades que comparten su mismo objetivo.

Junto con esta última entidad, la Red suma ya 30 entidades que han compartido y siguen compartiendo profundamente un objetivo: la lucha por la inclusión social y los derechos de todas las personas.

Urge un Plan Social ante la crisis

Un plan social eficaz puede mitigar las consecuencias negativas que sufrirán las personas en exclusión social.

 La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social ha presentado hoy la propuesta de Plan Social con medidas concretas para paliar los efectos negativos de estas crisis sanitaria, social y económica.

Han destacado que es importante adelantarse a las consecuencias que esto puede acarrear en la sociedad Navarra, de la cual un porcentaje alto ya parte en clara desventaja. El golpe de la crisis del 2008 hizo que en el primero año la pobreza y el riesgo de exclusión social crecieran un 22,2%. Pero las medidas tardías que no fueron lo suficientemente efectivas y los recortes en lo social y en lo sanitario auparon los datos hasta que en 2013 un 93.949 personas en Navarra (un aumento del 75%)  se encontraban en situación de vulnerabilidad.

“La evidente relación entre una crisis mal gestionada y una pobreza que se ha cronificado nos hace estar alerta ante esta nueva situación. Los datos macro y microeconómicos que lanzan las autoridades económicas en este momento no son nada halagüeñas, pero más allá de estos datos, hemos visto como la situación de vulnerabilidad de las personas se ha incrementado” advierte Jesús García Salguero miembro de la comisión permanente de la Red. Además, añade que “estamos en un punto de partida más frágil, con una parte de la población (un 12,6%, 81.627 personas) sufriendo una exclusión social cronificada que necesita medidas sociales que apuesten por sacarlas de esa situación”.

La crisis sanitaria ha puesto la lupa en las desigualdades y discriminaciones que sufre la población en riesgo de exclusión social. El creciente desempleo, el aumento de demanda de alimentación y la pérdida de ingresos regulares revelan que las medidas han mitigado atendiendo a la urgencia, pero desde la Red consideran que es el momento  de empezar a actuar pensando en el futuro de estas personas.  “La recuperación económica y la creación de empleo son indudablemente necesarias, pero no de cualquier manera. No podemos volver a dejar que otra crisis arrase con las personas que mayores desigualdades sufren en nuestra sociedad” afirman desde la Red.

“Si el diseño de las respuestas a la situación generada tienen en cuenta objetivos más allá de la recuperación de la actividad económica y el Producto Interior Bruto, habremos aprovechado como sociedad la oportunidad de no dejar a nadie atrás. Favorecer un modelo que reduce las desigualdades a través de la solidaridad genera un entorno más positivo para todas y todos”, recalca Jesús García.

Por estos motivos la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, requiere un Plan Social dirigido a las personas cuyo contenido social tenga un peso significativo y primordial. Un plan que se implemente de manera rápida y eficiente para dar respuesta a las necesidades que se están ya observando. Siendo necesario el consenso entre todos los actores que son estratégicos por ser especialistas en la materia y para lo que la Red ya ha tendido la mano en las reuniones ya celebradas.

 

Trabajo de una red de expertos 

Desde el comienzo de la crisis la Red viene trabajando con sus 30 entidades y algunas otras colaboradoras, en recoger y analizar todas las necesidades, demandas, inquietudes y soluciones que han nacido en torno a esta crisis.

Uno de los resultados de este trabajo ha sido el dossier de propuestas para un Plan Social para Navarra, que ya ha sido presentado a los diferentes Departamentos de Gobierno de Navarra.

A lo largo de las casi 50 páginas, el plan se centra en medidas a corto y a medio-largo plazo en ámbitos relativos a la inclusión social como son las ayudas pasivas, servicios sociales y en el refuerzo de un tercer sector que acompañe a esta población. Pero, también recoge medidas específicas en el área de empleo, vivienda, salud y educación y menores, por considerarse de especial vulnerabilidad en situaciones de exclusión social  y que han sido explicadas brevemente durante la rueda de prensa.

Queremos salir de estas crisis, pero sin dejar a nadie atrás. Que no vuelva a golpear a las familias más…

Consultar Plan Social.

Ver la rueda de prensa.

Declaración de la renta, una quimera en tiempos de coronavirus

La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social ha puesto sobre la mesa, en varias ocasiones y foros, la brecha digital existente en Navarra y que afecta sobre todo a las personas más vulnerables. Brecha que se ha manifestado en múltiples formas a lo largo del confinamiento y desescalada. Al principio impedía en ocasiones a los y las menores seguir con sus estudios, luego seguir con formaciones, realizar trámites, solicitar ayudas… De alguna manera, todos y todas nos hemos encontrado con problemas en este mundo telemático. Navarra no está preparada para dar el salto al mundo on-line. Primero porque no todos ni todas tienen internet para conectarse, o dispositivos para poder acceder e, incluso, hay quienes nos hemos enfrentado a no saber usar todas estas herramientas ya que no las hemos usado hasta ahora.

 

La Declaración de la Renta, como es conocida coloquialmente, es uno de los impuestos más importantes para las personas ya que se realiza anualmente para regularizar nuestra situación fiscal y, por ello, es una de las mayores preocupaciones que tenemos todos los años. Además de ser llave de acceso a prestaciones y ayudas vitales para la sustentación de algunas familias. Sin embargo, así como otros años su correcta realización ha sido garantizada, bien porque nos enviaban la propuesta a casa, o bien porque podíamos acudir a las oficinas de Hacienda Navarra o a las entidades financieras. Pero en 2020 la situación, motivada por la pandemia, ha tenido 3 consecuencias que dificultan enormemente poder cumplir con esta obligación. La primera ha sido el retraso de un mes respecto a campañas anteriores, con lo que eso implica para las personas a las que les sale a devolver, que en general, son las personas con menores ingresos. La segunda, que aquellas propuestas que habían sido realizadas por la Administración no han sido enviadas por correo, y la tercera, que se ha eliminado la atención presencial.

 

Aunque Gobierno de Navarra ha permitido desde el inicio del Estado de Alarma la actividad a servicios esenciales, en pleno proceso de desescalada y con la campaña de declaración de la renta en marcha, no entendemos porqué se ha decidido cerrar las oficinas de Hacienda para la tramitación presencial de las declaraciones de las navarras y navarros, siendo estas un servicio esencial en estos momentos.

 

Las entidades sociales ya hemos comenzado a recibir llamadas de personas que están agobiadas por no saber cómo  van a poder tramitarla y por lo que ello conlleva.  Recordemos que es un tema complejo, que no se puede dejar en manos de cualquiera y que se requieren determinadas documentaciones con datos económicos y conocimientos.

 

Hacienda había apelado a que: “los hijos ayuden a los padres a hacerla por internet”. Nosotras nos preguntamos… ¿qué pasa con todas esas personas que no tienen internet? ¿Qué pasa con las personas mayores que no tienen hijos, e hijas, que se la puedan hacer? ¿O en el caso de que no conozcas a nadie que pueda echarte una mano ya que ni siquiera tienen los conocimientos para poder tramitarla de este modo? ¿Y aquellas que no pueden pagar los 50 euros que piden las gestorías?

 

Vamos a ser propositivos, por tanto, desde la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, reclamamos que se tomen medidas con carácter urgente para que todas las personas puedan cumplir con su obligación. Medidas como las que planteamos aquí: que se retome la actividad presencial por parte de las oficinas de Hacienda adoptando todas las medidas de higiene y sanitarias para garantizar la salud; que se negocie con las entidades colaboradoras para que reconsideren su decisión y la realicen en los mismos términos de seguridad que Hacienda; y, que se abone por parte de la Administración los gastos íntegros de gestorías o asesorías en que hayan incurrido las personas hasta que se haya garantizado la atención presencial.

 

Ahora te aplaudimos a ti

“AHORA TE APLAUDIMOS A TI”

AHORA MÁS QUE NUNCA, NO DEJES TU CASILLA EN BLANCO: MARCA FINES SOCIALES

Un año más, las cuatro organizaciones que integran la Plataforma de Entidades Sociales (PES) -La Coordinadora de ONGD de Navarra (CONGDN), la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS Navarra), la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social y el Comité de Entidades de Personas con Discapacidad de Navarra (CERMI Navarra-Nafarroa, CERMIN)- conjuntamente con Cruz Roja Navarra, han presentado este martes la Campaña “Ahora te aplaudimos a ti” animando a la ciudadanía navarra a marcar la casilla de “Fines sociales” en su declaración de la Renta.

 

Las más de 150 entidades que componen la Plataforma de Entidades Sociales (PES) y Cruz Roja, recuerdan que los programas que desarrollan y que se dirigen a las personas en situaciones de mayor vulnerabilidad, se llevan a cabo gracias a la contribución que la ciudadanía navarra aporta al marcar fines sociales en la declaración de la renta.

 

Durante estos últimos meses, la sociedad ha demostrado cohesión a la hora de organizarse, apoyarse en redes de cuidados y colaborar entre entidades; se ha aplaudido cada día la labor de quienes están cuidando de las personas. Por eso “ahora te aplaudimos a ti”: porque en el actual contexto de crisis sanitaria, social y económica, la aportación de la ciudadanía cobra más importancia que nunca para intentar paliar y disminuir los posibles efectos negativos que puedan derivar de la pandemia.

 

Este año la Campaña vuelve a centrarse en todas aquellas declaraciones que dejan la casilla en blanco y que suponen un 20,06 % del total de declarantes. Un total de 99.581 personas (un aumento de un 1,35 % con respecto al año anterior). Estos datos, nada positivos, vienen motivados por circunstancias diversas:

 

  • Personas que hacen la declaración de la renta por primera vez. En muchos casos, reciben la declaración ya hecha y por defecto la casilla viene en blanco. En estos casos tiene que ser la ciudadanía quien, de propia iniciativa, cambie esta opción. Para facilitar el gesto de marcar la casilla, compartimos una serie de vídeos explicativos; así como los contactos de referencia desde donde lo pueden hacer a través de una única llamada de teléfono.

 

  • Personas que no marcan la casilla porque piensan que tienen que pagar más o que se les va a devolver menos. Pero eso no es así. Lo único que sucede al marcar la casilla de fines sociales es que estás ejerciendo tu derecho a decidir dónde quieres que se destinen tus impuestos.

 

Para más información sobre el procedimiento para marcar la casilla o realizar cualquier modificación, se puede llamar al 948 505 505 o 948 505 506 o bien, solicitar a través de la web www.renta.navarra.es / www.errenta.nafarroa.eus.

También queremos aprovechar la Campaña para:

 

  • Solicitar que se equipare la situación de los/as contribuyentes navarros/as a los del Estado. Así como en el Estado el contribuyente que marca las dos casillas (Iglesia Católica y Otros Fines Sociales) duplica su aportación (0,7%+0,7%), en nuestra Comunidad se divide (0,35%+0,35%), colocando a la ciudadanía navarra en desventaja.

 

  • Solicitar que se cree una nueva asignación tributaria para fines sociales en el Impuesto de Sociedades, tal y como se recoge a nivel estatal en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2019.

 

  • Reclamar una política fiscal justa y redistributiva y un sistema tributario que genere igualdad, equidad y justicia social.

 

EN DATOS:

 

En la campaña de la declaración de la renta del año pasado un total de 235.217 personas marcaron la casilla de fines sociales, lo que representa un 47,38% de los declarantes. Esto ha supuesto una asignación de 9.359.952 euros en los Presupuestos Generales de Navarra para 2019.

El año pasado, con esta cantidad se financiaron a través de esta casilla más de 280 proyectos dirigidos a personas con discapacidad en Navarra, en situación de exclusión social, mayores, programas medioambientales y cooperación internacional.

La asignación a fines sociales ha experimentado año tras año una evolución ascendente, desde los 5 millones de euros de los presupuestos de 2010, hasta los 9,3 actuales; datos que valoramos como muy positivos y que agradecemos.

 

Mediante la Campaña que hoy iniciamos queremos recordar cómo puedes ejercer tu derecho a elegir dónde quieres que se inviertan esos impuestos, pero también queremos visibilizar todos los programas y proyectos que pueden realizarse gracias a estos fondos.

Orgullosas de las entidades y las y los profesionales de la Red

Desde la Secretaría Técnica de la Red Navarra de lucha contra la pobreza y la exclusión social nunca nos hemos visto en esta situación…. Porque somos muy asamblearios, nos gusta juntarnos mucho, nos gusta vernos, nos gusta discutir, reír y llorar a veces. Y os echamos de menos.

Hace un año estábamos Jaione y yo volviéndonos locas para organizar el 25 aniversario de una organización de la que, a día de hoy, podemos decir bien alto y claro que nos sentimos bien orgullosas.

Hace 25+1 que decidisteis juntaros, colaborar y aprender unas de otras. Que la exclusión social abarca tantas situaciones de vulnerabilidad que era necesaria la unión para conocer a fondo la realidad de Navarra y darle la vuelta. Y no os imagináis cómo os agradecemos que lo hicierais y que nos enseñaseis a las siguientes generaciones a pelear por la dignidad y los derechos de todas las personas.

Hoy, sin embargo, la realidad es bien diferente… y estamos orgullosas porque seguís al pie del cañón aún en estado de alarma. Seguís prestando vuestros servicios para las personas que más crudo lo tienen. Porque si para todos es duro… para las personas que no cuentan con medios, hacer frente al confinamiento, es un reto límite. Y gracias a vosotros/as ven una salida.

Así que desde la ST de la Red Navarra de lucha contra la pobreza y la exclusión social no podemos más que daros las gracias, a los y las profesionales que seguís con los y las menores, a las que seguís trabajando en las comunidades terapeúticas, en los pisos y albergues, a los que seguís dando citas para temas tan necesarios como vivienda, empleo, salud y educación, a los y las que estáis al teléfono, al email y por videoconferencia… Gracias por hacer un mundo un poquito más acogedor para todos y todas.

Muchas veces nos quejamos del ritmo frenético de la Red. Ritmo que se mantiene aunque sea en la distancia. Estamos orgullosas de todas vosotras porque aún en este entorno de incertidumbre y cambios rápidos buscáis un hueco en vuestra labor para trabajar en la Red. Lo que significa que incluso en situaciones excepcionales seguís en la lucha; es para estar orgullosas y agradecidas.

 

Firma: Edurne Redín y Jaione Eugui. Secretaría Técnica de la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.

No todas las casas son hogares

La precariedad que ya veníamos viviendo durante los últimos años ha caído con todo su peso sobre las personas en exclusión social en esta crisis socio-sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19.

La Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y Exclusión Social es testigo directo del sentimiento de incertidumbre y miedo que sufren las personas en esta situación. Porque uno de los principales focos de preocupación es el empleo,  que estos días han perdido miles de personas en Navarra. Esto se traduce en la pérdida de la principal vía de ingreso y, por ende, de estabilidad económica. Además estas pérdidas se han cebado con los empleos más precarios, los más temporales., los trabajos con peores condiciones, como son los empleos del hogar y cuidados, siguen siendo imprescindibles, cómo no puede ser ser de otra manera. Pero esto supone exponer a estas personas, que en su mayoría son mujeres, a los mayores riesgos y desprotección.

Por otro lado, como ya veníamos advirtiendo desde la Red, la vivienda, el principal bastión y medida de protección y seguridad para las personas, se pone en jaque. Y también lo hace para las personas en exclusión social que en más de un 60% viven en régimen de alquiler. Esto supone todo un reto para hacer frente al pago de esos arrendamientos en una situación como la que vivimos.Parece que el círculo de la exclusión vuelve mostrar su fuerza, cuando los más vulnerables son los que también más sufren los  embates de esta crisis.

 

Nosotras nos quedamos en casa, pero queremos recordar que no todas las casas son iguales, no todas las casas son hogares. Detrás de las paredes y de las ventanas de cada casa, de cada residencia, de cada muro, lo que se vive son mundos diferentes.

Habitaciones que comparten hasta 5 personas, en espacios pequeños, a veces incluso sin derechos a cocina. Personas que no saben manejar un ordenador a las que ahora se les pide que tramiten “online” las ayudas de las que depende su manutención. Casas en las que la calefacción, con este frío al comienzo de la primavera, brilla por su ausencia ante la imposibilidad de afrontar dicho gasto. Salones sin Netflix con el que entretenerse, sin internet con el que los más pequeños puedan seguir su educación y, acrecentando aún más la brecha educativa que ya venían sufriendo muchos de estos hogares. Personas presas que ahora están más aisladas que nunca, cuyo único contacto con el exterior se limita a 15 llamadas telefónicas semanales de 8 minutos cada una de ellas para hablar con sus familiares y personas allegadas. Sin olvidarnos de las mujeres que están “encerradas” en sus hogares con sus maltratadores, ya que esta situación de confinamiento puede agravar su situación.

Antes esta crisis sanitaria, que ha alcanzado una dimensión social y económica, se deben tomar las medidas adecuadas para poder solventar los problemas a los que se están enfrentando las familias en este momento y somos conscientes de que éstas se están tomando paulatinamente.Pero también debemos pensar en el futuro, como sociedad no podemos permitir que las consecuencias negativas las vuelvan a asumir con mayor peso, una vez más, las personas con menos recursos y más excluidas.

Queremos terminar agradeciendo a todas las personas de las entidades sociales, trabajadoras y voluntarias, en puestos técnicos o asistenciales, administrativas o educadoras, a todas ellas, que estos días están trabajando, no siempre en las mejores condiciones, e intentando amortiguar, en la medida de lo posible, los impactos de esta crisis en aquellas personas que más lo necesitan, como son los menores que por diferentes motivos no pueden estar con sus familias, las mujeres en situación de prostitución o que están saliendo de esa situación, las personas sin hogar, las personas presas y sus familiares, las personas migrantes que no cuentan con una red familiar de apoyo, y un sinfín de colectivos que estos días nos necesitan más que nunca.

 

Comisión Permanente de  la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social,Alberto Urteaga Villanueva, Amaia Leránoz Madariaga, Verónica Oliver Pérez,   Lydia Almirantearena Larrañeta,  Inés García Pérez, Marta Lacueva Armendariz, Jesús García Salguero, Gara Gonzalez Santana y Elena Vizcay Azcoitia.

La brecha digital en tiempos de crisis

 

Cuando hablamos de brecha digital nos referimos a las diferencias entre las personas y grupos que utilizan de forma cotidiana las tecnologías de la información (por ejemplo, internet o programas informáticos) para cubrir sus necesidades personales, educativas o laborales y aquellas que no lo pueden hacer o no saben cómo.

Es decir, tiene que ver con problemas para acceder (al no disponer de ordenadores o móviles adecuados, internet en casa o datos suficientes) y/o para hacer un uso de calidad (al no saber cómo utilizarlos de manera eficaz, o solo de forma muy limitada).

Estas diferencias son más claras en tiempos de crisis o en situaciones excepcionales, pero su origen es anterior. Está relacionado con desventajas económicas y educativas previas. Generan un círculo vicioso, porque la distancia en la situación de partida agrava la desigualdad en el acceso a las oportunidades.

Pensemos en todo lo que hacemos habitualmente a través de internet, y que se ha vuelto aún más importante durante estas semanas: mantener contacto con personas queridas, entretenernos, compartir fotos y vídeos, buscar información, comprar, seguir estudiando, trabajar, hacer trámites con la administración o el banco… Es casi imprescindible para nuestro bienestar y desarrollo personal, laboral y social. Y  más aún cuando el acceso a determinadas ayudas sociales como la renta garantizada, las ayudas de vivienda DAVID y EMANZIPA, deben tramitarse telemáticamente o con ayuda de la tecnología.

Esta situación nos muestra con claridad cómo la brecha digital es un obstáculo que agrava la desigualdad social, empeora las condiciones de vida de las personas afectadas, limita sus relaciones y les impide aprovechar las oportunidades que tiene el resto de la población. Si se suele decir que internet y las nuevas tecnologías son “una ventana al mundo”, muchas personas viven encerradas en una habitación sin vistas.

Por ejemplo, ahora se está visibilizando la brecha educativa que existe entre las familias que tienen medios informáticos y conocimientos suficientes para apoyar a sus hijas e hijos y las que no. Vemos cómo les perjudica y los pone en una situación de desventaja respecto al resto.

Necesitamos actuaciones que vayan más allá de las respuestas puntuales a situaciones de emergencia como la que estamos viviendo. Es imprescindible garantizar de forma estable el acceso a internet a las personas más vulnerables y con menos recursos económicos. Debemos tomar conciencia de que, en una sociedad digital, es una necesidad cada vez más básica, y no un lujo.

Al mismo tiempo, necesitamos facilitar formación para que todas las personas, de cualquier edad, sean capaces de acceder a contenidos de calidad, utilizar los servicios disponibles a través de internet y asumir un papel activo y crítico: ser creadores, no solo meros consumidores de contenidos.

Además, hay que tomar conciencia de que la brecha digital es una manifestación más de la injusta desigualdad en el acceso a los recursos, la pobreza y la exclusión social.

Las medidas para reducir de manera efectiva la brecha digital deben ir más allá de actuaciones de urgencia (necesarias en esta situación, pero insuficientes como soluciones a medio y largo plazo). Para asegurar que lleguen a la mayor parte de la población de forma coordinada y estable, es importante que sean promovidas o lideradas por las administraciones públicas.

El acceso y la capacitación en el uso de las TIC deben verse ya como una condición imprescindible para permitir el desarrollo personal y profesional y avanzar en la igualdad de oportunidades. En una sociedad cada vez más basada en lo digital, no hay posibilidad de participación social efectiva sin la capacidad de manejarse en ese entorno. Podemos debatir si consideramos internet como un derecho en sí, pero hoy en día es, sin duda, un facilitador del acceso al ejercicio de muchos derechos reconocidos.

Algunas propuestas:

  • Asegurar el acceso a conexiones básicas a internet de forma gratuita o a bajo precio, para que las personas con bajo nivel de ingresos puedan utilizar los recursos de la red en condiciones similares a las del resto de la población.
  • Mejorar la formación en alfabetización digital en todas las edades, para:

– Convertir el uso de las TIC en algo cotidiano, con cursos centrados en mostrar posibles aplicaciones de las nuevas tecnologías en el día a día (comunicación, información, trámites).

– Generar el hábito de analizar con espíritu crítico los contenidos que se consumen.

– Dar voz, animar a tomar un papel activo, facilitando la expresión personal a través de la tecnología. Con independencia de sus ingresos o nivel educativo, cualquier persona puede crear contenidos de calidad relacionados con sus inquietudes y realidad, siempre que cuente con el apoyo y los medios adecuados.

  • Incrementar el número de espacios de acceso comunitario, con profesionales y/o personas voluntarias que acompañen el uso de las tecnologías, resuelvan dudas y sirvan como apoyo para una utilización cada vez más autónoma.
  • Permitir el acceso a equipos tecnológicos para el uso personal a precios asequibles para quienes apenas tienen recursos económicos.

 

Jesús García Salguero, Miembro de la Comisión Permanente de la Red Navarra de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.